Por el presente, anuncio que el lanzamiento de mi trabajo en solitario “Let’s do it” se retrasa nuevamente para finales de enero. El 2016 ha sido un año complicado para que un músico amateur pueda dedicarle el tiempo necesario a desarrollar un trabajo de estudio. He leído en alguna red social que ya se podía morir este 2016 que se ha llevado a iconos musicales como Prince, David Bowie, Leonard Cohen y, recientemente, a George Michael. Esto me hace pensar en qué cojones hago yo grabando mi primer disco a mis 50 años recién cumplidos. Y mi reflexión es la siguiente: nada se mueve sin la referencia de una ilusión, sin el deseo de hacer lo que realmente te gusta y hace sentirte bien.
Veo a mucha gente sin motivaciones en sus vidas, carentes de ilusiones porque están haciendo algo que no les llena, pero se ven obligados a ello. Yo les digo que no todos pueden trabajar en lo que les gusta, pero sí deben intentar asumir que cualquier trabajo es un puente a la consecución de otra vida, otras ilusiones que nos mantenga vivos y activos. “Let’s do it” (manos a la obra) habla de los problemas del corazón, no físicos sino afectivos. Y esos problemas son los que nos hacen ser fuertes si seguimos manteniendo nuestra ilusión por algo. Adelante!